Adela Zamudio y la novela epistolar

white printing paper text

Adela Zamudio llegó a afirmar que no había “una novela nacional que merezca el nombre de tal” en Bolivia. Ciertamente había novelas bolivianas antes de que Adela publicase su Íntimas en 1913, pero resulta curioso que, bajo esta premisa implícita de que Íntimas pretendiese ser la primera de ellas, Adela eligiese el formato de novela epistolar para su primer trabajo narrativo. ¿Por qué justo ese género?

La historia de la novela y la novela epistolar están íntimamente (nunca mejor dicho) relacionadas. Aunque la primera novela epistolar occidental se le atribuye a Diego de San Pedro con Cárcel de amor (c. 1485), se considera que en este lado del hemisferio la novela no empezó a desarrollarse hasta el siglo XVIII. Si bien resulta dudoso dilucidar cuál fue la primera novela en ciertos países, es innegable la novela epistolar ganó gran impulso desde el principio de siglo: Pamela, or virtue rewarded, Lettres persanes o Die Leiden des jungen Werther ayudaron con su popularidad a extender el género; la novela, ahora accesible a las clases medias europeas, se convirtió en una forma de extender ideas y morales desde la ficción, y al mismo tiempo, una manera de cubrir el tiempo de ocio que estas clases tenían disponible, en especial entre las mujeres. Y dado que las lectoras eran, y siguen siendo, mayoría femenina, resulta inevitable que muchas se sintieran atraídas precisamente hacia las obras que de forma más habitual contenían personajes femeninos carismáticos que expresaban en ellas su propia voz: las novelas epistolares femeninas.

Tal y como denuncia Adela Zamudio, las mujeres han sido recluidas a lo largo de la historia al espacio privado; el público era de los hombres, y la literatura imitaba esto en su reflejo; no es casualidad, por tanto, que fuera en las novelas epistolares donde más habitualmente encontráramos personajes femeninos expresando sus verdaderos pensamientos, quejas y opiniones: aunque circulase en forma de novela pública, el género imitaba una forma íntima de comunicación, un espacio cerrado y privado donde se hacía aceptable comunicar opiniones que hubieran sido controversiales para la sociedad del momento.

Precisamente por esto, el juego de Adela con la perspectiva masculina y femenina en su obra resulta de especial interés; en la primera parte, el hombre expresa sus pensamientos sobre las mujeres en un entorno privado, subvirtiendo el patrón esperado en la novela; pero, además, en la segunda parte, en la perspectiva femenina, los acontecimientos suceden en la esfera pública; en las cartas obtenemos retazos, y donde antes había verdaderas narraciones y descripciones de los hechos, ahora se nos es velado el desarrollo, siendo testigos de una mera conversación. Sin duda, una ingeniosa estructura con la que Zamudio denuncia una sociedad desigual.

Íntimas de Adela Zamudio se publica el viernes 25 de mayo, y además estaremos de presentación con de las novedades 2019 de Libros de la Ballena el martes 11 de junio a las 20:00 en la feria del libro, ¡no os lo perdáis y aprovechad para llevaros nuestras chapas personalizadas y las postales marcapáginas que daremos!

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s